viernes, agosto 29, 2008

Delegación olímpica mexicana; evaluación atleta por atleta III

Tercera y última entrega.
Remo


Lila Perezrul y Gabriela Huerta, 13º en double-sculls ligeros. Quedaron en cuarto lugar tanto en el heat clasificatorio como en la repesca, lo que las mandó a la final C. Allí tuvieron una mejor actuación, al llegar primeras. C-
Patrick Loliger. 15º en single-sculls. Inició bien, quedando tercero en un heat rapidísimo. Tal vez ese esfuerzo le costó en cuartos de final, donde peleó por la calificación, pero no la obtuvo. Ganó la semifinal C/D, pero en la final C quedó detrás de las embarcaciones de Holanda y Brasil, y no pudo refrendar su décimotercer lugar. C

Taekwondo
Los triunfos son resultado de una federación que trabaja aceptablemente en un deporte que ha cobrado auge en el país. Durante el ciclo olímpico, la mayor parte de los apoyos fueron para los taekwondoines entrenados por Reynaldo Salazar –el padre y mentor de los medallistas de Atenas, Óscar e Iridia-, pero a lo largo del tiempo los de José Luis Onofre mostraron mayor calidad y consistencia. De hecho hay dos equipos enfrentados, a los que -hasta ahora- la competencia ha hecho mejores. En la medida en que esto no se traduzca en divisiones, el futuro del taekwondo mexicano es muy brillante.

María del Rosario Espinoza, Medalla de oro, + de 67 Kg. La sinaloense tuvo una competencia sensacional, que dominó de principio a fin, a pesar de que le tocaba una llave complicadísima. En su primer combate se deshizo de la tunecina Khaoula Ben Hamza, por 5-0 y un punto deducido a la mexicana. En el segundo le tocó la sueca Carolina Kedzierka, campeona europea. María del Rosario fue agresiva, siempre superior, y ganó 5-2, con un punto deducido por salir del tatami. Se suponía que la semifinal sería la final adelantada entre la mexicana, campeona mundial de peso medio y la china Chen Zhong, bicampeona olímpica y campeona mundial de peso completo, quien aparentemente había derrotado a la británica Sarah Stevenson, pero una apelación de la delegación de Gran Bretaña obligó a revisar la pelea, en donde los jueces no marcaron una clara patada a la cabeza de Stevenson, con valor de dos puntos. La decisión se revirtió y Espinoza combatió contra la británica. Ésta se vio valiente, pero la mexicana se vio superior y ganó 4-1. La final, contra la noruega de origen coreano Nina Solheim –quien venía de la llave más fácil- fue de un solo lado: María del Rosario ganó 4-1, menos un punto por salirse del tatami a pocos segundos del final. Una victoria contundente. A+


Guillermo Pérez, Medalla de oro, - de 58 Kg.
Pérez empezó con algunos problemas, ya que se dejó empatar a 2 por el joven británico Michael Harvey, al que superó, gracias a su experiencia, en punto de oro. Chu Mu-yen, de Taiwán, y al campeón mundial, el español Juan Antonio Ramos. Con estilos diferentes, Mercedes atacó y Pérez contraatacó. El mexicano conectó un punto en el segundo asalto pero, cuando estaba a menos de medio minuto del final, un giro del dominicano impactó el peto de Pérez, empatando la contienda. En el round extra, Pérez pareció haber conectado, pero no le dieron punto. Sin embargo, al final, ganó por decisión y se llevó el título olímpico. A+
En cuartos de final se enfrentó al afgano Rohulla Nikpai, quien ya había hecho la hombrada de sacar al alemán Levent Tuncat, que era la otra carta fuerte de la llave de Guillermo. El afgano no resultó sencillo, pero el mexicano lo derrotó 2-1. La semifinal, contra el tailandés Chutchawal Khawlaor, resultó la pelea más sencilla en el camino al oro. Pérez la dominó de principio a fin, y ganó 3-0. En el combate final, se encontró con un rival inesperado. El dominicano Gabriel Mercedes se había encargado de despachar, ni más ni menos que al campeón olímpico,
Idulio Islas, eliminado en la primera ronda. A diferencia de los pupilos de José Luis Onofre, el entrenado por Reynaldo Salazar estuvo medroso, calculador y poco agresivo ante un taekwondoin sin palmarés, Adam Muhammad, de Nigeria, quien se puso al frente en el segundo asalto. Obligado por las circunstancias, Islas empató el marcador. En el round de desempate, Muhammad buscó e Islas especuló. El nigeriano se llevó, justamente, la decisión. ¿Para eso peleó tanto la plaza con Erik Osornio? D-

Tenis de mesa
Yadira Silva, eliminada en ronda preliminar. No se esperaba nada de la primera mexicana clasificada a Juegos Olímpicos en este deporte. Sólo en el primer juego dio pelea a la croata Andrea Bakula. Se tardó más de medio partido en darse cuenta de que a la zurda le dolía el revés. El marcador: 10-12, 8-11, 2-11, 8-11 habla de la superioridad de la europea. México sigue en pañales en tenis de mesa. D+

Tiro
Una federación tranquila, que trabaja sobre todo en Monterrey, y que tuvo el acierto de traer a la entrenadora china Wan Yang.
Natalia Zamora, 36º en rifle a 50 m. en 3 posiciones (Tendido: 193; de pie: 190; de rodillas: 186). Natalia hizo una prueba aceptable, sobre todo en las posiciones de tendido y de pie –que suele ser la más difícil-. Donde se desplomó en la tabla fue en la serie de rodillas. C
José Luis Sánchez, 24º en pistola de aire a 10 m. Estuvo consistente, pero lejos de los parámetros para buscar la final. Su consuelo, que superó a Roberto Elías, mejor rankeado. Es actualmente el tirador mexicano con mejor futuro. C
Roberto Elías, 25º en pistola de aire a 10 m. El multimedallista centroamericano tuvo una cuarta serie malísima, que lo condenó a la media tabla y lo dejó fuera de la final. C-
Ariel Mauricio Flores, 27º en skeet. Era el “caballo negro” de la delegación mexicana, tras su triunfo en la Copa Mundial, que lo llevó a la segundo posición del ranking mundial. En Pekín se vio que aquello había sido un día excepcional. Nunca estuvo en la pelea. No le funcionó la mentalidad. D

Tiro con Arco
México ya había tenido varios arqueros destacados a nivel regional, pero el salto mundial lo dieron con el entrenador coreano Lee Wong, contratado originalmente para equipos juveniles. Al ver la rapidez con la que avanzaban los chavitos, a Lee se le encomendó el equipo mayor, con resultados alentadores.

Femenil
Mariana Avitia, 8º en ronda olímpica individual. La más joven de la delegación mexicana tuvo una actuación destacada. Originalmente calificó en el lugar 20, pero en sus rondas estuvo bastante segura. Derrotó 112-107 a Son Hye Yong., de Corea del Norte; 110-109 a Malgorzata Cwienzek, de Polonia y 109-108 a Kathuma Narimadidze, de Georgia. Bajo un aguacero, cayó ampliamente en cuartos de final ante la norcoreana Kwon-Un Sil, por 105 a 99. B+
Aída Román, 13º en ronda olímpica individual. Inició bien, colocándose en el lugar 12. En las rondas de eliminación ganó 108-97 a Veronique D’Unienvielle, de Islas Mauricio y 111-105 a Victoriya Kobal, de Ucrania. Tenía en la bolsa su pase a cuartos de final –se enfrentaría a Avitia y una mexicana pasaría a la semifinal- pero los nervios la traicionaron, falló terriblemente en su penúltima flecha y cayó 110-105 ante Kwon. B-

Varonil
Juan René Serrano, 4º en ronda olímpica individual. Su principio fue muy prometedor, ya que se clasificó en primer lugar. Ganó fácilmente la primera ronda, a Joseph Muaausa, de Samoa, por 116 a 88. Se vio seguro en un match muy tenso, ante el español Daniel Morillo, a quien derrotó 112-111. Se deshizo del bielorruso Maksim Kunda por 110 a 106 y del medallista de Sydney, Vic Wunderle, de EU por 113 a 106. Disputó el pase a la final con el coreano Kyon Mo-Park, quien traía una porra numerosa y ruidosa. La penúltima flecha decidió al finalista: el coreano ganó 115-112. La disputa por el bronce, con el ruso Bair Badenov, inició con volteretas. La sexta flecha, que ampliaría la ventaja del mexicano, le resultó fatal. Perdió 115-110. A-
Eduardo Vélez, 52º en ronda olímpica individual. No tuvo un buen torneo. De inicio calificó en el lugar 24. En el primer match, cayó ante Wunderle, quien no traía mucho en su carcaj, por 106-102. D

Triatlón
Fabiola Corona, descalificada por lapeo. Inició en el lugar 53 de 55 en la natación, fue mejorando un poco en la bicicleta. Iba en el lugar 50 cuando las líderes le llevaron una vuelta completa y la sacaron de la competencia. Su única disculpa, que llevaba poco tiempo practicando el triatlón. Los Juegos Olímpicos son algo mucho más duro que hacer deporte extremo en televisión. D-
Francisco Serrano, 44º. El mexicano empezó entre los últimos lugares, al quedar en el lugar 51 de la natación, su prueba débil. Hizo una rápida transición y recortó distancias en la bicicleta, su especialidad, hasta alcanzar al pelotón. Luego tuvo los arrestos para lanzarse en fuga, junto con un suizo y un luxemburgués, pero no la pudo culminar del todo. Llegó tercero a la transición para la carrera, pero también fundido. C

Vela
Una federación que trabaja bastante, con independencia, aunque todavía no con los resultados deseados.
Tania Elías Calles, 13º en Láser Radial. Habrá sido la lesión que la molestó hace unos meses, habrá sido la falta de viento, el caso es que Tania promete y no cumple. A veces inicia bien y se cae al final. Ahora fue al revés: sus primeras regatas fueron desastrosas –en una hasta tuvo una salida en falso- y mejoró su posición sólo cuando todo estaba perdido. D-
Demita Vega, 23º en RS:X femenino. Puede decirse que fue constante. Todas sus regatas las terminó entre los lugares 21 y 25. Ya antes había logrado su meta posible, que era calificar. C-
David Mier y Terán, 17º en RS:X masculino. Tuvo una buena experiencia. Inició en el lugar 16 y fue avanzando hasta el décimo (obtuvo un 4º, un 5º y un 6º en tres de las regatas), pero al final –porque esto de la tabla también es de mucha resistencia- cedió lugares. C

Volibol de Playa
En el caos de la Federación Mexicana de Volibol, sobreviven los volibolistas de playa, a través de su participación en las giras mundiales. Las chicas han sido, consistentemente, mejores.
Bibiana Candelas – Mayra García, 17º lugar. La pareja mexicana inició bien el torneo, ganando un set a Brasil, pero Talita y Renata leyeron perfectamente las fortalezas y debilidades de las mexicanas e iniciaron una estrategia que todas las demás duplas repetirían. Sacar a Mayra, para obligar a Bibiana a colocar. De esa manera forzaban errores e impedían los remates contundentes de Bibianita. Dieron la vuelta al primer juego, que terminó 21-18, 16-21, 8-15. En el segundo juego, las mexicanas se impusieron a las griegas Karantasiou y Arvaniti con marcador 21-17, 16+-21 y 15-12: primera victoria olímpica de México en este deporte. El juego por el pase directo fue contra las hermanas Schwaiger, austriacas, y Mayra anduvo totalmente perdida. Lo perdieron 17-21, 12-21. Pasaron a la siguiente ronda y, en un juego emocionante –Mayra un poco menos descolocada- sucumbieron 22-20, 12-21 y 11-15 ante la dupla Nila/Ingrid, de Noruega. Las estadísticas del torneo señalan al mexicano como el 7º mejor equipo en servicio (por Bibiana), 17º en ataque (por la estrategia de evitar que Candelas atacara), 8º en bloqueo (de nuevo por Bibiana) y 21º en rescates (que era tarea primordial de Mayra). Si las estadísticas no mienten, y tomando en cuenta que García es una veterana, es momento de que Candelas se busque una nueva compañera. C

1 comentario:

FBR dijo...

Tengo en mis manos un "power point" de Conade, COM y Codeme titulado "Resultados de la Delegación Mexicana" y es de risa loca. Es el que se le presentó al presidente Calderón.

El diagnóstico es que fue un éxito, "mejor resultado histórico en las últimas seis ediciones de Juegos Olímpìcos".

Casi todos los deportes cumplieron, dice; por ejemplo, en ciclismo de ruta, en esgrima, en luchas asociadas o en tenis de mesa, el pronóstico era que quedaran más allá del 17º lugar. Lo consiguieron.

Aún hay más, en canotaje "se cumplió al 100%" el pronóstico de tener cuatro participaciones entre el 9º y el 16º lugar. Claro, si Quirino no llegó a la final. Lo que no dice el informe es que se "sobrecumplió" el pronóstico de no tener ningún atleta más allá del lugar 17.

Sigamos con las joyas. En gimnasia "se mejoró el pronóstico", porque la niña Cantú logró el lugar 11 en salto de caballo. No importa el desastre en las otras pruebas. También en vela "se mejoró el pronóstico" en lugares 9 al 16. No se esperaba a nadie en esa zona, y ahí cayó Tania Elías Calles, de quien se esperaba más.

Llegaremos muy lejos con esos niveles de exigencia, tan lejanos a la autocomplacencia.