viernes, agosto 04, 2006

Entre cambios, el crepúsculo de Vinny


Mexicanos en GL. Julio

Las nubes siguen sin despejarse para los peloteros mexicanos en las Ligas Mayores. Julio se vio signado por cambios y demociones. David Cortés y Edgar González fueron bajados a ligas menores (Oliver Pérez lo hizo el mes pasado). Juan Castro, Elmer Dessens y Jorge de la Rosa cambiaron de equipo. Pero la nota fue que los Padres de San Diego “dejaron libre” a Vinicio Castilla (eufemismo para decir que lo despidieron). Es posible que Petco Park haya sido la tumba del más grande pelotero ofensivo del béisbol mexicano (dicho con todo respeto para su único rival: Héctor Espino). Esta es la actuación de los connacionales en Ligas Mayores, según sus resultados en la temporada 2006.

Adrián González. El jugador hecho en Tijuana tuvo un mes magnífico en julio, en el que bateó para .371, con 8 cuadrangulares y 22 producidas. Fue uno de los peloteros más calientes de todas las mayores. Sus números en la temporada son ahora .303 de porcentaje, con 19 jonrones y 53 remolcadas.

Dennis Reyes. Poco a poco se ha consolidado con los Mellizos, ayudando al equipo de Minnesota a entrar en la pelea por el gallardete. Sólo en 2 de sus últimas 25 salidas permitió carrera. Termina el mes con 2 ganados sin derrota y un minúsculo 1.27 de carreras limpias admitidas por cada 9 entradas lanzadas.

Oscar Villarreal. El de Nuevo León ha perdido consistencia a medida en que avanza la campaña. Julio le alcanzó para ganar otro juego (una victoria de rapiña, pero ganado al fin y al cabo). Actualmente su record es de 8-1 y 4.22 de limpias.

Elmer Dessens. Era el mejor pitcher de Kansas City y lo cambiaron a los Dodgers. De regreso en California, le hacen un favor al sonorense. En el mes ganó un juego y salvó otro para los Reales, también echó perder un rescate. Deja la Liga Americana con 5-7, dos salvamentos y 4.50 de limpias. Con las entradas que ha lanzado en la Nacional, su PCL del año mejoró a 4.10.

Rodrigo López. El de Tlanepantla sólo tuvo una salida de calidad en el mes, y dos veces fue apaleado. Es uno de los líderes en juegos perdidos, pero sigue fiel a su costumbre de ganar muchos juegos. Terminó el mes con 7-11 y 6.57 en carreras limpias. Inicia agosto con una joya de pitcheo.

Jorge Cantú. De nuevo el estrella de Tampa Bay juega a diario, ya sin molestias. Su bat ha sido efectivo, pero lejos de la espectacularidad del año pasado. En julio bateó para un mísero .213, aunque con 5 jonrones y 23 producidas, para un total en la temporada de .258, 9 jonrones y 41 impulsadas.

Alfredo Amézaga. Entre los jardines y el cuadro, respondiendo con el guante y no quedando mal con el bat, el de Ciudad Obregón sigue en una temporada más que decente para su historial. Con los Marlines de Florida bateó en el mes un nada despreciable .339, anotó 9 veces y se robó tres colchonetas. En la temporada lleva .271 con 2 jonrones, 13 impulsadas y 9 robos. En sus números de por vida ha rebasado, por primera vez, la Línea Mendoza en su carrera ligamayorista.

Esteban Loaiza. En julio no fue apaleado, pero tampoco tuvo una sola salida de calidad. Así, Loaiza ha dependido del apoyo de su equipo para salir avante en las decisiones. No es precisamente lo que esperaban los Atléticos. En el mes ganó uno y perdió tres. Su marca es de 4-7, con 6.72 de limpias.

David Cortés. El de Mexicali sufrió la degollina en julio, cuando los Rockies decidieron subir a jóvenes prospectos. Dijeron que en sus últimos 14 partidos había tenido 8.10 de carreras limpias. Es cierto, pero lo cortaron cuando estaba mejorando. Deja números, en espera de un regreso, de 3-1, con 4.30 de carreras limpias.

Vinicio Castilla. El calor no fue suficiente para el bat de Vinny. En la primera quincena de julio bateó para un miserable .185, sin impulsar siquiera una carrerita. El día 19 le dieron las gracias. Si hay que buscar culpables, yo tengo uno. Parece un mall, es un lugar maravilloso si eres pitcher; un infierno aséptico con el viento en contra si eres bateador de poder. Se llama Petco Park y es la casa de los Padres. En el 2006 Vinicio bateó para .293 de visitante, en parques donde conectó 9 extrabases. En “casa” pegó un triste .176, con 5 extrabases. En el crepúsculo se ven los números de la temporada 2006: .232, 4 jonrones, 23 producidas.

Juan Castro. Dicen que la burra tira al monte, y así como Castilla regresaba a Colorado y Dessens a Los Angels, Juan Castro regresa a Cincinnatti. Le hizo bien dejar los aires de Minnesota, porque este mes bateó .306 para los Rojos, con dos vuelacercas. En la campaña lleva .249, con 3 cuadrangulares y 20 producidas.

Jorge de la Rosa. Como a John Lennon, al zurdo regiomontano le salieron ampollas en los dedos. Mientras se reponía, lo cambiaron de Milwaukee a Kansas City. Los Reales decidieron utilizarlo como abridor, y ya tuvo una salida de calidad, juego ganado y con siete chocolatotes recetados. Tiene ahora 3-2 con un feo 7.68 (aunque para Kansas City tiene 3.00 y eso es lo que cuenta).

Oliver Pérez. Se pasó el mes en AAA, con salidas variopintas. En el último día para las transacciones, fue cambiado de Pittsburgh a los Mets de Nueva York. Los neoyorquinos están en busca de un quinto abridor para remachar su campeonato divisional. Por ahí se puede colar Oliver, y mejorar su horrenda marca de 2-10. Mientras tanto, sigue en las menores.

Edgar González. Estuvo un ratito con Arizona. En junio perdió los dos juegos que inició. En julio fue utilizado como relevista, y ganó uno (aunque en otro lo hicieron papilla)..

Humberto Cota. Sobrevive como reserva y jugador de fin de semana en Pittsburgh, Apenas dio dos hits en todo julio. Bajó su promedio a .202 y sigue con 4 producidas.

Miguel Ojeda, Oscar Robles y Ricardo Rincón son los otros mexicanos que han visto acción en la temporada.

No hay comentarios.: