lunes, septiembre 03, 2012

De titanes rebeldes y patones enojados












Mexicanos en GL. Julio-Agosto 2012
 
Hace un año, los Medias Rojas de Boston lideraban la división más fuerte de las Grandes Ligas y los Dodgers de Los Ángeles estaban en crisis tras de que el dueño Mr. O’Malley tuvo que vender la franquicia para no darle la mitad del equipo a su ex esposa. Luego vino la implosión de los patirrojos, la compra del equipo angelino por un grupo en el que está Magic Jordan, la salida de manager y gerente de Boston, el repunte de los Dodgers… y la crisis del pasado bimestre, que resultó en una transacción millonaria.

Con los Red Sox en el tobogán deportivo, surgió una rebelión de peloteros contra el nuevo manager, Bobby Valentine. La rebelión empezó en el celular del mexicano Adrián González, pasó por una reunión de los jugadores con el dueño y culminó con un traspaso espectacular: salieron de Boston hacia los Dodgers tres estrellas millonarias, el Titán González, Josh Beckett y el lesionado Carl Crawford, así como Nick Punto, a cambio de cuatro novatos y el mediocre James Loney (y de que en L.A se comieran los salarios estelares).

Al día siguiente, Valentine tuvo un diferendo con su cerrador, otro mexicano, el Patón Aceves, quien –a cambio de azotarle la puerta al manager en las narices- fue suspendido tres días, tuvo que viajar a California en vuelo comercial que pagó él y perdió su puesto de taponero final. En fin, unos días muy movidos.

Por otra parte, en estos meses hemos tenido el regreso a GL de Luis Cochito Cruz, a quien por fin le dieron una oportunidad en serio, del lanzador regiomontano Édgar González y de un hombre al que ya se daba por perdido: Óliver Pérez. También, por fin, otro mexicano debutó en grandes ligas: el derecho jalisciense Miguel González.

Aquí, el desempeño del contingente nacional, de acuerdo con lo realizado en la temporada (como siempre, se incluyen los mexico-americanos que estuvieron en el equipo de México en el Clásico Mundial).

Adrián González mejoró bastante sus numeritos después del Juego de Estrellas y terminó su temporada con Boston con .300, 15 cuadrangulares y 86 producidas. En su primer turno al bat con Dodgers pegó jonrón de pura felicidad, pero no ha rendido mucho con su nuevo equipo: .211 con un jonrón y 8 impulsadas en 9 partidos. En el año lleva .293, con 16 vuelacercas y 94 producidas, además de un robo de base y un fildeo casi perfecto. Muy buenos números, pero por debajo de lo que nos tiene acostumbrados Adrián, sobre todo en lo referente al poder con el bat.

Yovani Gallardo está cerrando la campaña en plan grande. De sus 12 salidas desde julio, 9 han sido de calidad (3 o menos carreras limpias en 6 o más entradas lanzadas), y esto incluye una seguidilla de seis, que concluyeron en victoria. Lleva 28 aperturas este año, de las cuales 22 han sido de calidad (la mejor marca en su carrera). Su récord es de 14-8, con 3.79 de efectividad y 176 ponches, lo que lo coloca claramente en la ruta de repetir la marca de 200 chocolates suministrados por cuarto año consecutivo.

Alfredo Aceves parecía consolidado como cerrador de los Patirrojos, pero empezó a flaquear, botó dos oportunidades de rescate, vino la pelea con el manager y otra aparición mala. Ahora se ha asentado en su posición original: relevo largo, en la que el sonorense es mejor, pero que no da tanto lustre. Su marca en el año, 2-9, con 4.73 de PCL, 25 salvamentos y 8 rescates desperdiciados.

Miguel González tuvo un par de apariciones antes de julio, cuando pasó a formar parte de la rotación de Baltimore y no lo ha hecho nada mal, con 6 salidas de calidad entre sus 11 aperturas. Su marca es de 6-3, con 3.31 de limpias y 58 ponches. Será útil en la lucha de los Orioles por un lugar en la postemporada.

Scott Hairston tuvo muy buenos meses de julio y agosto. Batea para .269 con 15 cuadrangulares, 46 impulsadas y 7 bases robadas. Ha mejorado en algo su bateo ante pitchers derechos (.224, frente a .313 contra los zurdos) y ha podido jugar un poco más.

Luis Ayala. El confiable relevista mochiteco sigue siendo una útil adición para los Orioles de Baltimore Su marca en el año, de 4-4, 1 salvamento, 10 ventajas sostenidas (holds) y 2.67 carreras limpias admitidas por cada 9 entradas lanzadas.

Marco Estrada, a como lanzó en julio y agosto, podría apodarse “Marco Malasuerte”. Muy buenas aperturas en las que no tuvo apoyo ofensivo casi nunca. De 6 salidas de calidad, sólo pudo ganar una. El quinto abridor de los Cerveceros tiene marca de 2-5, 3.85 de limpias y 114 ponches. Los ganados y perdidos son un espejismo. Buena temporada.

Luis Cruz por fin ha tenido la oportunidad por la que había peleado en años y es titular en el infield de los Dodgers. Batea para .294, con 4 jonrones (los primeros en su carrera de GL), 29 impulsadas y dos robos. Su fildeo ha sido de excelencia. Perfecto como intermediarista y en tercera base, de .981 como parador en corto.

Óliver Pérez. Como salido de las catacumbas, el de Culiacán regresó a Grandes Ligas, ahora como relevista de los Marineros de Seattle. Más modesto y, sobre todo, más controlado, ha hecho una labor decente. Su marca 1-2, con un hold y un rescate desperdiciado, un muy buen PCL de 1.71 y, para destacar, sólo 7 pasaportes frente a 24 ponches.

Luis Mendoza. El veracruzano está por terminar su primera temporada completa en Grandes Ligas, con un desempeño aceptable –y más para los Reales, que andan bajos en pitcheo-. Tiene récord de 7-9, 4.48 de PCL y 80 ponches recetados, 9 de sus 20 salidas han sido de calidad.

Fernando Salas. El de Huatabampo ha mejorado tras un rato trastabillante, que lo tenía en el filo del róster de los Cardenales de San Luis. El relevista tiene marca de 1-4, con efectividad de 3.75, 6 ventajas sostenidas (holds) y dos rescates desperdiciados.

Jaime García regresó de la lista de lesionados en agosto, para lanzar una joya de pitcheo, en la que se fue sin decisión y dos malas aperturas, que perdió. Veremos si recupera su forma y ayuda a San Luis a llegar a postemporada: Lleva marca de 3-6, con 4.52 de limpias y 68 ponches.

Jerry Hairston Jr. El veterano utility de los Dodgers cayó a la lista de lesionados con una inflamación en la cadera y se perderá el resto de la temporada (de hecho, la llegada de Nick Punto desde Boston fue para sustituirlo). Terminó la temporada con 273, con 4 vuelacercas, 23 remolcadas y un solitario robo de base.  

Rod Barajas llegó a .200 de porcentaje de bateo el 1º de septiembre. El veterano receptor de los Piratas aún mantiene la titularidad, gracias a su brazo y experiencia. Tiene 9 jonrones y 25 producidas.

Édgar González es otro pelotero mexicano que está de regreso. El regiomontano abrió con Houston (equipo desesperado que hasta coqueteó con la idea de traer de regreso a Roger Clemens) y ganó en su debut con los Astros. 1-0, con 1.29 de limpias.

Rodrigo López. Continúa en AAA. Su marca: 0-1, 5.68 de PCL.

Ramiro Peña. Se tomó un buchito de café, que ni a tacita llegó, con los Yanquis neoyorquinos. En ese juego bateó de 4-1.

1 comentario:

Alí Reyes H. dijo...

en el último artículo de mi blog te cito: si puedes pasa por allá