martes, septiembre 04, 2007

Reapariciones al por mayor



Mexicanos en GL. Agosto

Dice el clásico que esto no se acaba hasta que se acaba. Lo más notorio de la actuación de los mexicanos en Grandes Ligas durante agosto fue que muchos peloteros que estaban fuera de los rosters regresaron a los diamantes de la gran carpa y, como dato curioso, muchos lo hicieron con equipos diferentes. Esteban Loaiza por fin salió de la lista de lesionados, tuvo dos aperturas con los Atléticos y fue traspasado a los Dodgers; Jorge Cantú reapareció, pero en la Nacional, con la franela de los Rojos de Cincinnatti; a Elmer Dessens los Cerveceros lo dejaron ir, pero de inmediato nuestros amigos, los Rockies de Colorado, le dieron un puesto en su rotación y, para que la cosa quedara clara, hasta Gerónimo Gil tuvo un breve periplo, tras una buena campaña en la Liga Mexicana.

Aquí su seguimiento, siempre de acuerdo con el desempeño acumulado en la temporada:

Adrián González. La paciencia rindió frutos y el bate de Adrián estuvo muy caliente durante agosto. Como es su costumbre, inició mejorando su porcentaje, chocando la bola. Posteriormente vino el poder. El inicialista de los Padres San Diego bateó en el mes para .321, con 7 cuadrangulares y 14 impulsadas, para terminar con .280, 23 jonrones, 78 producidas y una majagua todavía humeante en los primeros días de septiembre.

Oliver Pérez. El zurdo de Culiacán no tuvo un mes magnífico. Sólo dos de sus seis salidas fueron de calidad (en una de ellas salió victorioso de gran duelo con Brad Penny) y su porcentaje de carreras limpias fue de 5.19, debido principalmente al exceso de pasaportes que otorgó. Sin embargo, se fue con 3 ganados y 2 perdidos, gracias al apoyo ofensivo. Con otro regreso, el de Pedro Martínez, Oliver forma parte de la rotación más temible de las mayores; lleva en la temporada 12-9, 3.39 de limpias y la friolera de 147 chocolates.

Joakim Soria. El de Monclova se consolida como cerrador de los Reales de Kansas City. En agosto lanzó en 12 ocasiones, en tres de ellas le anotaron, salvó cuatro juegos y echó a perder uno. Su nombre ya se maneja como candidato a Novato del Año de la Liga Americana (no va a ganar) y su recta cortada ya se compara con la que tenía Mariano Rivera en sus años mozos: una recta que corta los bates como sierra. En el mes lanzó para 3.38; en el año, para 1-3, 2.61 de limpias y 14 rescates.

Yovani Gallardo. El novato michoacano fue luz y sombra en agosto. Tuvo tres salidas de calidad y tres aperturas terribles (en una le metieron 11 carreras en dos entradas y dos tercios), en donde el único común denominador fue su capacidad ponchadora. Además, ha sorprendido con el bat, porque ya lleva dos jonrones. En el mes 3-3, con un molesto 7.55 de carreras limpias, debido en gran parte a aquella salida desastrosa. En el año, 6-4, con 4.66 y 70 sopitas de pichón.

Alfredo Amézaga. En contra de lo que suponíamos, en los Marlines prefirieron darle la oportunidad al novato jardinero Alejandro de Aza que continuidad al de Ciudad Obregón. El dominicano bateó para un mísero .205 en agosto, yéndose sin hit en sus últimos 20 turnos; el mexicano había bateado para .299 el mes anterior. No quiero decir que una cosa lleva a la otra, pero hace un mes, Florida todavía tenía oportunidad de pelear por los playoffs y hoy es el peor equipo de la Nacional. A Amézaga tampoco le sentó bien que lo sentaran: bateó para .209 en agosto, con 3 impulsadas (y otro triple) en 43 turnos al bat. En el año lleva .264, 9 triples, 2 vuelacercas, 29 producidas y 12 robos.

Luis Ayala. Una de las razones por las que el equipo que supuestamente tiene el póster más débil de las mayores tiene números aceptables, es que su pitcheo ha funcionado, La labor del relevista mochiteco es parte de ese resultado. En agosto lanzó en 15 ocasiones y sólo en una fue castigado: su récord en el año, 0-2, con 3.30 se carreras limpias.

Esteban Loaiza. Finalmente, los Atléticos le dieron el visto bueno a un Loaiza desesperado por subirse a la loma, y lució en las dos ocasiones que apareció con la franela de Oakland, con sendas salidas de calidad. A fines de mes fue transferido a los Dodgers, en un esfuerzo de Billy Bean por ahorrar dinero a la franquicia verde de la Bahía, ya que el contrato del tijuanense es muy caro (no cualquiera gana 8 millones en un año). Terminó agosto con 1-0 y 1.84 de limpias. Inició septiembre con otra salida de calidad y una victoria para los Dodgers, sobre Carlos Zambrano y los Cachorros.

Edgar González. El de Nuevo León se ha convertido en una estrella de la rapiña, ganando juegos importantes para los Diamantes de Arizona. Cuando entró al relevo a trapear innings (es decir, con el juego perdido) le pegaron en seco; cuando lo hizo en situación apretada, colgó los ceros y se llevó la victoria. En agosto lanzó para 4.72 y tuvo marca de 2-0; en el año lleva 7 ganados, 2 perdidos y 5.00 de PCL, incluyendo una victoria rapiñada ya en septiembre.

Rodrigo López. Agosto fue un mes funesto para el de Tlanepantla. Revisaron su brazo de lanzar y tuvieron que hacerle la cirugía Tommy John. Esto quiere decir que lo más probable es que tampoco vea actividad en el 2008; para el 2009 será agente libre. Ojalá lo contraten y regrese por la puerta grande. Terminó el año con 5-4, y 4.42.

Oscar Villarreal. El de Monterrey tuvo un desempeño irregular durante agosto, lo que se refleja en que ganó un juego, salvó otro y perdió dos. Esa erraticidad contribuyó a que los Bravos de Atlanta se alejaran de la pelea por el banderín de la división este de la Nacional. Su PCL en el mes fue de 5.79; en el año se disparó a 4.41 y ahora tiene 2 ganados y 2 perdidos.

Dennis Reyes. El zurdo de los Mellizos vio acción en 11 partidos, lo castigaron sólo en uno. Lo malo fue que una inflamación en su codo izquierdo lo sacó definitivamente de la temporada. Termina con una efectividad aceptable de 3.99, con 2-1.

Jorge de la Rosa. El de los Reales es otro zurdo en problemas. Fue puesto en la lista de lesionados con problemas varios (ampollas, hombro, codo) y su equipo supone que no regresará a la rotación antes del fin de la temporada. Lleva 8-11 con 5.46.

Jorge Cantú. Habíamos escrito que si volvíamos a ver al de Reynosa en Grandes Ligas, sería con una franela distinta a la de Tampa. Regresó a Cincinatti, donde comparte la primera base con Scott Hatteberg (el mexicano se enfrenta a los lanzadores zurdos; el gringo, a los diestros). Y regresó con ganas, bateando a la hora buena. En el mes bateó para .438, ya se estrenó con un jonrón y produjo 5. En el año, tiene .257, 1 y 9.

Elmer Dessens. Milwaukee se esperó a que el sonorense se recuperara de sus lesiones para darle las gracias. Los Rockies lo rescataron y lo pusieron a trapear innings, pero de apertura, con resultados mixtos. Dos buenas salidas (en una de ellas no lo dejaron completar las cinco entradas) y dos salidas que terminaron a palos: un ganado, un perdido, una marca en la temporada de 2-2, con un horroroso 7.19, pero el gusto de estar de vuelta.

Juan Castro. (.180, 0 cuadrangulares y 5 producidas) terminó lesionado la temporada; Humberto Cota (.286, 0, 3) y Oscar Robles (.238, 0, 2), están en AAA y Gerónimo Gil se tomó su tacita de café con los Rockies, apenas le alcanzó para pegar un hit, anotar una carrera y sumar .071 de porcentaje antes de regresar a México.

No hay comentarios.: