jueves, agosto 30, 2012

Biopics: Prolegómenos de la nacionalización bancaria



Muchos creían que, tras la previsible victoria de Miguel de la Madrid, los mercados financieros –y en particular el cambiario- se iban a estabilizar. Estaban equivocados.

Hubo una nueva devaluación del peso en agosto y se veía un comportamiento muy descompuesto de los mercados financieros: a cada aumento del dólar o de la tasa de interés en pesos, reaccionaban demandando más divisas extranjeras. Aquello era una espiral sin fin.

Eso significaba que una libre flotación del peso simplemente lo hundiría, y que era necesario establecer un control de cambios, que era algo que nuestra generación no conocía y que seguramente generaría problemas con los banqueros, con los otros intermediarios financieros y con los diferentes grupos empresariales que estaban especulando para salvarse del desastre, aunque se llevaran a la nación entre las patas.

El país había sufrido un proceso de desintermediación financiera desde la época de Echeverría (algo que yo constaté en mi tesis de Módena) y la recuperación en la captación fue sólo a través de la dolarización de los depósitos (esos famosos dólares que, Jonathan Davis dixit, “primero los inventamos y luego los desinventamos”). Esa situación generó que el crédito fuera caro, escaso y sobre todo dirigido al sector terciario de la economía. Un círculo vicioso.

Al mismo tiempo, una parte del endeudamiento público externo sirvió sólo para cubrir las necesidades de divisas del sector privado, una parte de las cuales se tradujo en fuga especulativa de capitales. La situación era absurda y desesperada: ¿debía el Estado contratar créditos cada vez más raros y caros para sostener un tipo de cambio atacado desde adentro por los empresarios nacionales? ¿Debía dejar que el peso se hundiera, con sus efectos inflacionarios, recesivos y de disminución de los salarios reales? ¿O debía buscar un mecanismo para controlar los usos de las divisas a partir de sus fuentes? Varios economistas nos pronunciamos expresamente por esa tercera vía: una política de control cambiario, con limitaciones a la exportación de divisas y precios diferenciados de las mismas, según sus usos. Pero era una política de difícil instrumentación.

La devaluación de agosto de 1982 incluía un “tipo de cambio preferencial”, que se usaba únicamente para el pago de intereses de la deuda externa. Esta pequeña medida causó irritación en medios empresariales, y arreció la especulación. La Asociación de Banqueros, entonces, se negó a convertir en pesos los depósitos originalmente en pesos, pero denominados en dólares (es decir, exigió al gobierno convertir en divisas los ahorros en pesos): el resultado fue, claro está, otra devaluación. En un mes, el precio dólar “libre” pasó de $54 a $120. En fin, un caos.

En esos momentos, se empezó a manejar con mayor fuerza la idea de nacionalizar la banca. Habíamos quienes considerábamos que lo principal, en términos de coyuntura, era establecer el control de cambios y que la resistencia de los banqueros a ajustarse a la normativa era lo que iba arrinconando al gobierno a una decisión más tajante: la expropiación (sobre eso publiqué, junto con Clemente Ruiz Durán, un artículo en unomásuno días antes de la nacionalización). Había quienes iban más lejos –y tal vez tenían razón porque eso se hizo evidente el sexenio siguiente-, al señalar que lo que se había roto era el pacto tácito entre las clases sociales del país: para ellos, se trataba de una confrontación eminentemente política: la iniciativa privada, encabezada por los banqueros, se enfrentaba a la institución fundamental del sistema político mexicano, la Presidencia de la República, para romper con intermediario institucional del pacto social e imponer el capitalismo salvaje. Y había otros, en el PRI y fuera de él, que consideraban que en México la palabra “nación” viene del verbo “nacionalizar”.  

En lo personal, creo que esto último –que estaba en la entraña ideológica de la generación de López Portillo- fue lo que a final de cuentas influyó más en la decisión del Presidente, lo que lo convenció como salida a la complicada situación en la que estaba. “Señor Presidente, usted pasará a la historia como el mandatario que hizo la reforma política y nacionalizó la banca”. Y JLP miraba al infinito y más allá…

martes, agosto 28, 2012

Nueva Jerusalén, ¿Estado que abdica o aplicación de la ley?



El drama del ciclo escolar que no inicia en la comunidad michoacana de Nueva Jerusalén es un indicador del lamentable estado en el que nos encontramos como sociedad y, sobre todo, de la falta de autoridad en diversas zonas del país.

Hay un derecho constitucional que está siendo abiertamente pisoteado: el que tienen los niños y jóvenes de esa comunidad al estudio. Un grupo fundamentalista se los impide violentamente, tras haber destruido la escuela que existía –demoliendo propiedad pública hasta no dejar piedra sobre piedra-  y, a cambio, sólo hemos tenido alegatos vacíos, negociaciones que no son tales y un gobierno atado de manos por sí mismo.

La “solución” planteada por las autoridades locales, que los muchachos tomen clases en escuelas de comunidades vecinas, equivale, simple y sencillamente, a la abdicación de una de las funciones fundamentales del Estado, al reconocimiento de que Nueva Jerusalén es un Estado (teocrático) dentro del Estado, en el que no rigen las leyes de la nación, sino las del supuesto iluminado que se hace llamar Martín de Tours.

Es racional que el minoritario grupo de residentes que favorecen la escuela pública se haya negado a esta charada. Es vergonzoso que el gobierno michoacano insista en negociar lo innegociable y que la Secretaría de Educación Pública hable de “mano firme” para de inmediato doblarla y agregar “pero con respeto”. ¿Respeto a qué? No es a las creencias religiosas, que cualquiera puede seguir teniendo. Tal vez sea respeto a la autoridad sustituta que se ha erigido en dicho pueblo. 

Durante mucho tiempo, tal vez en expiación por los excesos del pasado, se ha confundido el talante democrático del Estado con la debilidad para hacer frente a quienes infringen la ley. El miedo a ser represivos ha derivado en un uso casuístico y poco eficaz de los instrumentos que tiene a su disposición el Estado. Los utiliza cuando no se requieren y los deja de utilizar en otras ocasiones. Según el sapo, la pedrada. Así no se puede gobernar.

El temor es que, siendo mayoritario en Nueva Jerusalén el grupo que sigue al santón integrista, una intervención pública pueda derivar en violencia y, posteriormente, en condenas de parte de la opinión pública y publicada. En ese miedo, prefieren dejar que una mafia religiosa controle la comunidad y abstenerse de frenarla… al fin que un derecho humano como la educación no es tan espectacular.

El problema también habla de décadas de convenenciero olvido. Nueva Jerusalén está por cumplir 40 años de haber sido fundada, a partir de las visiones de una adolescente con problemas mentales. Desde sus inicios, la localidad fue objeto de reportajes periodísticos y de  fundadas denuncias de abusos, pero todo se disolvió bajo la idea de que era un lugar pintoresco, aislado y de poca o nula influencia. Un lugar extravagante en el que, fíjate que curioso, está prohibido jugar futbol, “porque es como patear el mundo, obra sagrada de Dios”. 

Han sido cuatro décadas al margen de la ley. Ahora estamos pagando, con altos intereses, los réditos de esa desidia, de ese abandono (que se ha dado en muchas otras comunidades, pero aquí degeneró en tumor).

Michoacán –donde comenzó la estrategia del presidente Calderón contra el crimen organizado- es un estado maravilloso y extraño. Baste recordar que las formas específicas que tomaron los principales grupos criminales de ahí están impregnadas de seudo misticismo: La Familia y sus “valores”, los Caballeros Templarios y su “orden”. Ha existido allí, por muchos años, tal vez desde hace casi un siglo, un caldo cultural de cultivo que los gobiernos de distinto signo político no han sabido atacar.

Si no hay una toma de decisiones que garantice, con la mínima violencia posible pero con la firmeza de un Estado que impone sus condiciones, un curso escolar normal en Nueva Jerusalén, las autoridades estatales, y también las federales, estarán enviando un mensaje muy equívoco. Si ustedes son muchos y decididos, pueden hacer lo que quieran. Si son muchos y mochos, cuánto mejor. Buscaremos, de alguna manera, el “diálogo”.

Todo esto es el síntoma de que en nuestro país las autoridades no aplican las normas como se debe, sino que suponen la existencia de todo tipo de regímenes de excepcionalidad, fueros de facto y –a veces- de jure. En ese sentido, tienden a ver este problema –que, insisto, es de derechos humanos fundamentales- como un pleito entre particulares, en el que lo más que se puede hacer es intermediar.

La política del avestruz tal vez sirvió con anterioridad. Ahora ya no. El problema ha estallado en la opinión pública nacional y mundial. Se precisan decisiones. Se exige la presencia real, no solamente simbólica, de la autoridad. Se requiere de infraestructura, de una escuela pública funcional, de seguridad pública y de vigilancia constante. Es la única solución en el contexto de la ley.


miércoles, agosto 22, 2012

Delegación olímpica mexicana 2012; evaluación atleta por atleta III

Esta es la tercera y última entrega de la evaluación.


Pentatlón Moderno
 
Tamara Vega, 36º lugar general (22º en esgrima, 23º en natación, 35º en equitación –por una caída, que le impidió participar en la prueba combinada de tiro y  campo traviesa). Habrá sido la mala suerte que corrió con el caballo que le tocó en la prueba de salto; el caso es que la mexicana –que en las primeras dos pruebas estuvo abajito de media tabla- terminó en último lugar. D

Oscar Soto, 14º lugar general (20º en esgrima, 30º en natación, 17º en equitación y 7º en la combinada de carrera a campo traviesa y tiro). La diferencia, frente a la actuación relevante que el campeón panamericano tuvo en Pekín estuvo, fundamentalmente, en la esgrima. También bajó en equitación (pero ahí siempre se depende en algo del caballo). Siguió flojo en natación y cerró fuerte en la combinada (lo que implica una mejora en tiro).  C+
 
Remo

Femenil
Debora Oakley, 22º en single-sculls. Su mérito real fue calificar a los juegos. Desde el primer heat se fue definiendo su posición, que en la final D no cambió. C-

Varonil
Patrick Loliger. 13º en single-sculls. El remero mexicano más consistente inició calificando sin problemas a cuartos de final. En éstos, peleó y se quedó en la raya, refrendó su nivel en la semifinal C/D y terminó mejorando dos puestos respecto a Pekín. C+


Taekwondo

Hace no mucho, México era una de las potencias en el taekwondo mundial, pero las grillas y las insidias de grupo cobraron finalmente su factura en Londres. Dos taekwondoines con un palmarés importante, los que habían ganado las plazas varoniles para México, Damián Villa e Idulio Islas, fueron sustituidos sin una explicación clara. Resultó extraño ver a la ahora ex campeona olímpica María del Rosario Espinoza agradecer profusamente a la Conade por haberla apoyado en su cambio de entrenador y que éste fuera a los Juegos. Se ve que sufrió por mantener a Pedro Gato. Si sumamos los problemas de habituarse a los petos electrónicos, se puede deducir que a la federación, que no cumplió las expectativas, le falta mucho por hacer.

Femenil
María del Rosario Espinoza, Medalla de Bronce, + de 67 Kg. La sinaloense estuvo lejos de la gran competencia que tuvo en Pekín, pero con garra y dolor pudo subir de nuevo al podio. En su primer combate se deshizo con problemas 3-2 de la camboyana Devin Sorn; María del Rosario estuvo poco agresiva y abusó del puñetazo al peto. En cuartos de final perdió apretadamente, por 6-8 –y de manera injusta, según algunos- con la serbia Milica Mandic, a la postre campeona olímpica. El paso de Mandic a la final puso a Espinoza en el repechaje. Ahí destrozó 13-0 a la novata de Samoa, Taitinga Crawley, que le propinó un golpe artero en el rostro y se llevó el bronce tras vencer 4-2 a la cubana Glenhis Hernández, que también tenía sus mañas. Lloró emocionada por concluir con éxito un ciclo olímpico que le resultó bastante complicado.  A

Janett Alegría, - de 49 Kg. 5º lugar. Janett inició su periplo con una victoria clara 12-1 sobre la novata jordana Raya Hatahet, para luego perder en semifinales 0-8 en un combate lastimoso, en la que se vio medrosa y poco agresiva, ante la española Brigitte Yague. El repechaje la colocó de nuevo en la pelea. Venció fácilmente 7-2 a la panameña Carolena Carstens y se enfrentó por el bronce con la croata Lucija Zaninovic. Ese combate se fue a punto de oro, y faltando 41 segundos para el final, un intento de puñetazo en el peto de parte de Alegría se convirtió, casi de manera fortuita, en el bronce para la croata. En resumen, ganó fácil las peleas fáciles, fue vapuleada en la difícil y perdió el combate parejo. B-

Varonil
Diego García, - de 58 Kg. Eliminado en la primera ronda. El joven hizo su esfuerzo ante el australiano Safwan Khalil, pero perdió 4-9 ante un rival que, sin ser la gran cosa, era evidentemente superior. Aquí, la culpa más que del joven practicante de taekwondo es de quien lo envió a Londres. C-

Erick Osornio, - de 68 Kg. Eliminado en la primera ronda. Cayó 2-5 ante el británico Martin Stamper, sin dar gran batalla pero sí  muestras de que su carrera está en el ocaso. Resulta preocupante constatar que Erick, y no Idulio Islas, fue quien tenía los méritos para representarnos en  Pekín, pero asistió Idulio. Ahora sucedió exactamente lo contrario. El resultado, igualmente desilusionante. D


Tenis de mesa

Yadira Silva, eliminada en primera ronda. Cayó ante la adolescente estadounidense
Ariel Hsing, por marcador de 9-11, 8-11, 3-11 y 5-11. Era un juego que podía ganar, o al menos hacer más competido. Se pudo observar que tras perder el segundo set se derrumbó psicológicamente. D

Tiro

Femenil
Rosa Peña, 35º en rifle de aire a 10 m. La jovencita hizo una prueba al nivel que se esperaba, que no podía ser mucho. C-

Alexis Martínez, 39º en rifle 3 posiciones a 50 m. Estuvo muy bien en la posición de tendido, pero perdió toda posibilidad de pasar a la final en las posiciones de pie e hincada. C-

Alejandra Zavala, 19º en pistola de aire a 10 m. Tras las dos primeras rondas, peleaba la calificación a la final. En las últimas dos, se vino abajo. Aún así, resultó la tiradora americana mejor calificada en la prueba. B-

Varonil
Javier Rodríguez, 24º en skeet.  Salvo una buena primera ronda, nunca estuvo en la pelea y terminó debajo de media tabla. C-


Tiro con Arco

Esta disciplina fue una de las más satisfacciones dio en los juegos, y también más emociones. La federación ha sido apoyada y ha respondido, poniendo, además, énfasis en los jóvenes. Se prevé un boom en la práctica de la arquería en México.

Femenil
Equipo, 7º lugar, eliminado en cuartos de final. Las buenas puntuaciones en la ronda de calificación colocaron a las arqueras mexicanas directamente en cuartos de final, pero ese día encontraron un equipo japonés inspirado, que las privó de seguir avanzando. El equipo en general se vio compacto. B

Aída Román, Medalla de Plata. Calificó originalmente en el lugar número 11, enfrentó en primera ronda a la kazaja Bannova, a quien derrotó 6-2 (102-98); luego a la india Laishram, que fue vencida 6-2 (107-93); en octavos de final se vengó de la japonese Miki Kanie por 7-.3 (131-129); en cuartos, dio cuenta de la italiana Pia Leonetti, a quien destrozó psicológicamente con un 10-X-X en el tercer ser, por 6-2 (109-102). La semifinal entre mexicanas fue de ella, venciendo a Mariana Avitia 6-2 (104-97) y en la gran final llegó a la flecha de oro con la campeona mundial y favorita Kim-Bo-Bae, que se resolvió por milímetros. Temple, clase y calidad. A+

Mariana Avitia, Medalla de Bronce. Calificó originalmente como número 10. En primera ronda derrotó 6-2 (108-99) a la iraní Dehganavi; en la segunda, 6-2 (110-107) a la local Folkard; en octavos, deshaciendo psicológicamente a la danesa Christiansen 6-2 (109-91). El mejor momento fue la victoria en cuartos de final sobre la coreana Sung Jin Lee, favorita al podio, 6-2 (112-111). El final de Mariana en esa justa fue impresionante: 6 de sus últimas 7 flechas fueron de 10. Luego perdió la semifinal con Aída y en la disputa por el bronce aguantó mejor la presión y fue superior a la famosa estadounidense Khathuna Lorig, a la que venció 6-2 (104-98). Excelente. A+

Alejandra Valencia, eliminada en la segunda ronda. Primero derrotó 7-1 (103-90) a la estonia Parnat, pero cayó ante la china Cheng por el mismo 1-7 (101-106). C+

Varonil
Equipo, 4º lugar. Tras una tranquila victoria 216-211 sobre el equipo de Malasia, los arqueros mexicanos dieron una gran y compacta exhibición ante Francia, a la que vencieron 220-212. Llevaban ventaja en la última ronda ante Italia, pero los tranquilos italianos se crecieron y ganaron la semifinal 217-215. Hicieron una buena lucha por el bronce ante Corea del Sur, pero un 5 de inicio hizo que toda la justa fuera cuesta arriba. En el match contra Italia, Vélez se vio un poquito inconsistente; contra Corea, tocó turno a Serrano. A-

Luis Álvarez, eliminado en segunda ronda. Tras el nervio de la ronda clasificatoria, que lo sembró 30º y acabó por determinar su sino, el ya popular Abuelo se despachó de entrada al búlgaro Hristov por 6-0 (84-77), pero luego le tocó enfrentar a quien se coronaría campeón olímpico, el coreano Jin Hie Oh. Fue un duelazo de poder a poder. Oh ganó apretadamente dos sets, Álvarez hizo un set perfecto y dos sets quedaron empatados. Al final, la puntuación fue para Oh 6-4, pero en el total, Álvarez colocó 140 puntos frente a139 del coreano. Hay que decir que el coreano no enfrentó a otro rival tan duro hasta la semifinal (con el medallista de bronce Dai, de China) y ni siquiera la final estuvo tan reñida como los duelos con el chino y el mexicano. A  

Juan René Serrano, eliminado en segunda ronda. Tuvo al menos la oportunidad de eliminar a su doble verdugo, el italiano Galliazo, por 6-2 (pero 102-104). Luego se topó con el británico Godfrey y perdió 1-7 (107-111). B-

Eduardo Vélez, eliminado en segunda ronda. Venció fácil, por 7-1 (111-105) al iraní Vaziri, pero cayó ampliamente ante el futuro medallista, el chino Dai, 6-0 (82-76). B-


Triatlón

Femenil
Claudia Rivas, 21º lugar. Hizo una prueba más que decente, dadas las expectativas. Fue 5ª en nado, 19ª en bicicleta y 33ª en la carrera. B-

Varonil
Crisanto Grajales, 28º lugar, de acuerdo a lo esperado. Fue 41º en nado, 36º en bicicleta y 20º en la carrera. C

Vela

Tania Elías Calles, 10º lugar en Laser Radial. La eterna esperanza mexicana en vela nunca estuvo cerca del medallero, y pareció que su meta era calificar a la final como parte del top ten, cosa que logró. C

Ricardo Montemayor, 38º lugar en Laser varonil. En una regata llegó en el lugar 11º; en seis regatas, más allá del 40º.  D+

David Mier y Terán, 32º lugar en tabla-vela. De poco le sirvió la experiencia olímpica de Pekín, en ninguna regata llegó en la primera mitad del grupo. Bajó 15 puestos respecto a 2008. D-

martes, agosto 21, 2012

Delegación olímpica mexicana 2012; evaluación atleta por atleta II

Continuamos con la evaluación de la delegación mexicana en Londres.

Ecuestres

Fuera del Gran Prix de Adiestramiento, fuera de la Prueba de Tres Días (donde no tendremos nada hasta que los miembros del Ejército retomen el mando), apenas calificados en Guadalajara para la prueba de Salto… y en Londres una gran actuación individual tuvo a México cerca del podio.

Michan y Rosalía La Silla
Equipo de Salto, (Alberto Michan, Nicolás Pizarro, Federico Fernández, Jaime Azcárraga), 9º lugar en la prueba por equipos. Una monta excepcional, una regular, otra mediocre y la última de plano mala se combinaron para dejar a México a un escalón de una final inesperada. C+

En lo individual, Alberto Michan, 5º lugar, montando a Rosalía La Silla, una yegua extraordinaria de 11 años fue el mejor desde la primera ronda, que fue perfecta. Repitió recorrido limpio en la segunda. Calificó con dos derribes y un segundo de penalización la tercera. En la primera vuelta de la final, tuvo un solo derribe, que lo colocó undécimo al llegar a la ronda definitiva. La segunda vuelta fue perfecta, así que ese derribe solitario privó a la dupla mexicana del podio: A
Nicolás Pizarro, 44º lugar, sobre Crossing Jordan fue consistente en ser el segundo lugar del equipo mexicano. 4 puntos de penalización en la primera ronda, 8 en la segunda y 28 en la tercera (con lo que quedó fuera de la final) C
Federico Fernández, 53º lugar, en Victoria, tuvo 5 puntos de penalización en la primera vuelta y 11 en la segunda. Ya no pasó a la tercera. C-
Jaime Azcárraga, 67º lugar, tuvo una mala jornada sobre Gangster, 12 puntos de penalización en un recorrido relativamente fácil. No pasó a la segunda ronda y su registro, afortunadamente, no contó para México en la competencia por equipos: D


Esgrima

Úrsula González, 33º, eliminada en la primera ronda de sable individual. Su rival, la coreana Kim resultó a la postre campeona olímpica. El caso es que Úrsula no le dio ni sombra de pelea y perdió 15-3. D+

Daniel Gómez, 17º, eliminado en la segunda ronda de florete individual. Dio una gran batalla ante el croata Jovanovic, al que derrotó 115-14 en tiempo extra. Luego no pudo con el chino Ma, al que le dio un poquito de batalla para perder 8-15. C+


Futbol

Equipo masculino, Medalla de oro. El Tri olímpico resultó ser la mejor noticia de la delegación, en un torneo en el que fue claramente de menos a más. Tras un feo empate a cero con Corea –una escuadra que no dejó jugar-, obtuvo una decente victoria 2-0 contra Gabón (doblete de Giovani dos Santos) y cerró la fase de grupos con el 1-0 frente a Suiza (gol de Oribe Peralta). El partido más complicado sería el de cuartos de final, contra Senegal, en el que una grandísima actuación del portero José de Jesús Corona evitó que los africanos le dieran la vuelta al partido y dos desatenciones senegalesas permitieron a México ganar 4-2 en tiempo extra (goles de Enríquez, Aquino, Dos Santos y Herrera). En la semifinal contra Japón se vio empaque, capacidad de respuesta y contundencia: 3-1 con goles de Fabián, Peralta y Cortés. La final, vista por todo México, contó con la garra para robar balones, la habilidad para rematar (el doblete de Oribe Peralta) y una defensa en su punto para derrotar 2-1 a Brasil.
El equipo se lleva una A+, pero en lo personal señalo a José de Jesús Corona, Diego Reyes, Chatón Enríquez, Giovani Dos Santos y Oribe Peralta como excelentes dentro del muy buen desempeño general, así como al director técnico Fernando Tena por haber hecho varios ajustes pertinentes luego del inicio trastabillante.

Gimnasia

Esta disciplina podría dar mucho más, pero los entrenadores se han visto obligados a buscar apoyos locales porque apoyo nacional no hay. De hecho, el centro de la gimnasia en México en estos momentos es Monterrey. Nuestro mejor exponente entrena en Estados Unidos.

Femenil
Elsa García, una lesión le impidió participar en todas las pruebas. Sólo pudo hacerlo en viga y en ejercicios a manos libres. En la primera quedó en el lugar 58º; en el piso terminó en lugar 35º. D+

Varonil
Daniel Corral, 5º en barras paralelas; 61º en caballo con arzones. Corral se fijó claramente su meta de llegar a una final olímpica y, por ello, se enfocó a los dos aparatos que mejor domina. Una caída del caballo con arzones acabó con sus aspiraciones en uno de ellos, pero estuvo excelso en las barras paralelas. Un ligero rozón en la final lo privó de ser el primer mexicano medallista olímpico en gimnasia. Tal vez en Río. A


Halterofilia

Una federación desgastada por las grillas, en la que una mejor planeación hubiera permitido competir con más plazas en Londres, pero que sigue dando algunos frutos.

Femenil
Luz Acosta, 6ª en -63 kilogramos, con 224 kg. La sonorense demostró que era correcto que ella fuera la elegida para asistir a Londres en la rama femenina. Sin haber hecho una competencia extraordinaria (levantó en arranque menos que en Pekín y en total menos que en Guadalajara) se mantuvo en el grupo de las fuertes. Aún si hubiera hecho buenos todos sus levantamientos, la medalla estaba lejos. B

Varonil
José Lino Montes, 6º en -56 kilogramos, con 269 Kg. El llamado “Hércules Tekaxeño” es el primer halterista mexicano varonil en mejorar un 8º lugar olímpico. Su debilidad sigue siendo el arranque, donde una falla técnica le impidió superar su marca personal de 115 Kg. En envión demostró que es uno de los hombres más fuertes de su categoría. Igual que a Acosta, una competición perfecta lo hubiera acercado a las medallas, pero no colocado en el podio. A-


Judo

Femenil
Vanessa Zambotti, + de 78 kg.,  eliminada en la primera ronda. El sorteo fue cruel con Zambotti, poniéndola de entrada contra la entonces campeona olímpica y campeona mundial Wen Tong, que la venció por ippon con la técnica Kami-shiho-gatame tras poco más de un minuto de pelea. C-

Varonil
Nabor Carrillo, -60 kg, 9º lugar.  El subcampeón panamericano venció por ippon con la técnica Seoi-nage al camboyano Phom; luego se enfrentó al italiano Elio Verde, un combate muy apretado. Ambos tenían un yuko a favor y un castigo en contra cuando en tiempo extra, Verde aprovechó un descuido para el ippon definitivo. B

Lucha

Guillermo Torres - de 60 kg, libre, eliminado en la primera ronda. El mexicano luchó y logró hacer un puntito en el segundo round pero la ventaja de su rival iraní era tan larga como su apellido: Esmailpoorjouybari. C-

Jesse Ruiz - de 120 kg., libre, eliminado en repechaje. Tuvo dos combates y recibió dos felpas. Primero, de un finalista georgiano, que le permitió buscar repechaje de bronce. Allí también su rival, un kazajo, lo puso fácilmente contra la lona. D


Nado Sincronizado

Regresó Adriana Loftus, pero tiene que remar contra la corriente en un deporte cuyo nivel de dificultad ha aumentado y en el que no sólo cuenta la actuación; también importa el prestigio adquirido en años

Dueto (Nuria Diosdado y Blanca Delgado) 18º lugar, sin acceder a la final. Bonitas rutinas, pero se notaba la diferencia técnica con las finalistas. C-


Natación

Es una federación que ha tenido apoyo y que sólo tiene resultados en clavados. Los jóvenes prospectos se desgastan en competencias semanales para entretenimiento familiar y no hay un proyecto serio a futuro. A Londres sólo calificaron directamente Fernanda González y Lizett Rueda (en aguas abiertas); los demás fueron con marca “B”, como para que no se viera nuestra orfandad en este importante deporte. Esta vez ni siquiera se rompieron récords nacionales. Sin cambios de fondo, se antoja difícil la meta de 4 finalistas para los mundiales de natación en Guadalajara 2015.


Femenil

Liliana Ibañez, 26º en 100 m. libres, con 57.51; 26º en 200 m. libres con 2:01.36. En ningún caso mejoró sus tiempos personales. C-


Patricia Castañeda, 27º en 800 m. libres, con 8:44.44; lejísimos de sus marcas, parecía que sólo volvió a entrenar cuando supo que sí iba a Londres. D

Erica Ditmer, 27º en 200 m. combinado, con 2:16.54. C-

Fernanda González, 23º en 200 m. dorso, con 2:12.75; mejoró dos segundos y cinco lugares respecto a Pekín; 23º en 100 m. dorso, con 1:01.28; mejoró segundo y medio y 12 lugares respecto al 2008. Estuvo cerca, pero no mejoró sus marcas personales ni logró su meta de conseguir al menos una final B.  C-

Rita Medrano, 23º en 200m. mariposa, con 2:11.42. C-

Susana Escobar  27º en 400 m. libres, con 4:14.76, más de dos segundos por arriba de su marca en Pekín. D

Lizett Rueda, 21º en maratón 10 k. aguas abiertas, con 2:02:46.1. Nunca estuvo en competencia. Lo bueno fue que terminó la extenuante prueba; lo malo, que fue la penúltima en hacerlo. C-

Varonil

Arturo Perez Vertti, 22º en 1,500 m. libres, con 15:25.91; mejoró su marca personal. Con ello resultó ser el único nadador con marca “B” que justificó plenamente su presencia olímpica. C+

Christian Schurr, 26º en 200 m. pecho, con 2:14.16. Renunció a los 100 pecho para centrarse en los 200, igual no pasó nada. C-