martes, abril 04, 2006

La Decisión de Lavolpe, un minicuento

Son las 22:30, hora del centro de México. Todo listo para la conferencia de prensa que el país, en vilo, espera. Las televisoras interrumpen sus programas más exitosos para transmitir el gran evento: el anuncio de los 23 elegidos para ir a Alemania.
En el Centro de Alto Rendimiento de la Federación Mexicana de Futbol entra una llamada al celular de Ricardo Lavolpe. Se escucha una voz de mujer:
-Oshe viejito, ¿de verdad no tenés un huequito para el Chiquis?
-Pero pebeta, ¿qué querés? Me vas a poner en un predicamento.
-Mirá viejo lindo, tus nietecitos están muy entusiasmados porque su papito va a ser mundialista. No los querés hacer shorar ¿verdad?
-¡Pero si son unos bebes!
-Unos bebes que quieren ver a su papá en Alemania.
-¡Sha no me empelotes! Veré qué puedo hacer.
Mientras los reporteros deportivos hacían tiempo y las televisoras perdían dinero, Lavolpe entra en retardo, con cara de pocos amigos, a la conferencia de prensa. Su cabeza da vueltas. Ama de verdad a su hija, la más pequeña. No quiere contrariarla. Súbitamente, llama a Jorge Campos para reunirse tras bambalinas.
-Oshe Campos, ¿qué te parecé si en vez de 23 convocamos a 26?
-Pero brodi, tu habiaj dicho que veintitré y ya tenemos la lijta.
-Sí, pero he pensado un poco más, y debemos aumentar. Mirá, inclushamos a Huiqui, al Cabrito... y al Chiquis. Luego los cortamos... o a otro, si se lesiona o anda bajo de juego, o si Sinha no se recupera.
-Ay brodi, ejto a Cuautemo no le va a gustar.
Fin de la plática. Regreso de ambos a la sala de prensa. Inicio de las especulaciones.

No hay comentarios.: