jueves, marzo 21, 2013

25 películas de la II Guerra Mundial

Va otra lista cinematográfica. Las 25 películas de la II Guerra que más me han gustado.


1. Casablanca (1942)
2. Krajobraz po bitwie (1970), El Paisaje después de la Batalla
3. La vita è bella (1997)
4. La caduta degli dei (Gôtterdâmmerung) (1969), Los Malditos
5. C'eravamo tanto amati (1974), Nos Amábamos Tanto
6. Inglorious Basterds (2009), Bastardos sin gloria
7. Cross of Iron (1977), La Cruz de Hierro
8. Nuit et brouillard (1955), Noche y Niebla
9. La lunga notte del '43 (1960), La Larga Noche del 43
10. Schindler's List (1993), La Lista de Schindler
11. From Here to Eternity (1952), De Aquí a la Eternidad
12. The Great Dictator (1940), El Gran Dictador
13. Der Untergang (2004), La Caída 
14. Slaughter-House Five (1972), Matadero Cinco
15. Sophie's Choice (1982), La Decisión de Sophie
16. Hostages (1943)
17. Hitler, the Last Ten Days (Gli ultimi giorni di Hitler) (1973)
18. The Two-Headed Spy (1958)
19. Roma, città aperta (1945), Roma, ciudad abierta
20. Die Blechtrommel (1979), El Tambor de Hojalata
21. The Pianist (2002), El Pianista
22. Saving Private Ryan (1998), Salvando al Soldado Ryan
23. To Be or Not to Be (1942); Ser o no Ser
24. Letters from Iwo-Jima (2006), Cartas de Iwo-Jima
25. Mediterraneo (1991)



Hacer la lista no fue tan sencillo, porque hay películas que tocan el tema de la II Guerra, incluso de manera no tangencial, pero que no cupieron en mi clasificación porque sentí que la guerra no era el tema principal. Es el caso de la comedia española La niña de tus ojos (1998), el thriller de Orson Wells The Stranger (1958) y, lo más difícil de determinar, Ashani Sanket (Trueno Distante), película india de 1973, que trata sobre la hambruna en el subcontinente indio causada por la II Guerra. Sin embargo me quedé con otras a las que se podría acusar de "no ser de la guerra".
Tras hacer el listado, me sorprendieron tres cosas. En primer lugar, la abundancia de películas con el tema de los campos de concentración: son 7 de las 25. La segunda cosa es que sólo hay un filme que no se ubica en Europa, y está casi al final. La tercera es que sólo en un puño de las películas escogidas hay grandes batallas y en varias de ellas la pasión fundamental sigue siendo el amor.





martes, marzo 12, 2013

México en el Clásico Mundial de Beisbol 2013

La novena mexicana de beisbol quedó eliminada en la primera ronda del Clásico Mundial de Beisbol. Por primera vez no pasó a la segunda ronda. Y, para más inri, tendrá que eliminarse para acceder al evento de 2017. A pesar de ello, dio un gustazo a la afición con su victoria sobre Estados Unidos y –opino- fue un equipo más digno que el que nos representó hace cuatro años.


La sorpresa italiana. Italia 6, México 5

El primer juego, contra Italia, estaba presupuestado como victoria. El equipo italiano resultó mucho mejor a lo esperado, pero no por ello era superior al mexicano. La derrota se escribió a partir de errores evidentes en el manejo de la escuadra.  Un mal uso del hit-and-run (una estrategia sobrevalorada, que casi nunca funciona) frustró un posible rally, que hayan mandado a tocar a Ramiro Peña sin out, cuando el regiomontano estaba encendido (la llamada “pelota pequeña” no funciona más que en circunstancias especiales), el uso obligatorio (del librito no escrito) de lanzador de la 7ª, preparador y cerrador, independiente de cómo  estén los lanzadores y tonterías del tipo de lo sucedido en la última entrada:  vamos perdiendo. Iniciamos la entrada con hit, y lo que se le ocurre al manager es otro toquecito para que haya un out. Dejo para el final la más obvia: poner a un infielder en los jardines, aún en los momentos en los que se requiere es fildeo, exclusivamente. Édgar González, que no es jardinero, fildeó mal dos batazos y se convirtió en el chivo expiatorio. El culpable de fondo de la derrota fue el manager Rick Rentería.


El Coco de los gringos. México 5, Estados Unidos 2

A diferencia de lo ocurrido en el primer juego, en el enfrentamiento contra el equipo de Estados Unidos, todo funcionó a la perfección. Una apertura estelar de Yovani Gallardo. Carreras anotadas mediante batacazos (un precioso cuadrangular de Adrián González entre ellos), disciplina en el plato y cambios de lanzador a la hora precisa se combinaron para que México venciera a una novena estadunidense que jugó muy bien, particularmente a la defensiva, robándole varios hits a los mexicanos.  Por supuesto que lo fundamental fue que los mexicanos le encontraron la bola temprano al nudillero R.A.Dickey, que traía el prestigio de su reciente premio Cy Young, pero nada en el brazo.
 


La debacle. Canadá 10, México 3

Este fue un juego que empezó mal, pero terminó peor. México tuvo suerte de recibir nada más cuatro carreras en la primera entrada, porque Marco Estrada lanzó de manera desastrosa. Luego el partido se compuso y una serie de severos errores mentales evitó que le diéramos la vuelta al partido. El primer relevista canadiense no traía absolutamente nada, recibe dos hits sin sacar out. De nuevo le conectan, e inexplicablemente el coach manda a home al lento Karim García, quien corría desde segunda. Karin choca con el cátcher canadiense, pero éste no lo toca; el sonorense, en vez de pisar jom para anotar, se regresa a la caseta, sin que nadie desde allí le diga que pise y anote. En vez de tener una carrera, hay un out. En esa entrada nos acercamos 4-3, pero perdimos a Karim y quizá ahí también se escapó la idea de ganar, porque todo fue cuesta abajo (por segunda vez consecutiva, Dennys Reyes tiene un pésimo Clásico Mundial). La gran bronca del final estuvo divertida (y se demostró que Eduardo El Mosco Arredondo es pimentoso hasta para los trancazos), pero tenemos que admitir que derivó de la frustración de un equipo por no ganar el partido que lo hubiera puesto en el primer lugar del grupo (y que, al perderlo, lo mandó al último).


Un primer balance

El juego contra las estrellas de Estados Unidos nos muestra de las posibilidades y capacidades del equipo que se armó. Las dos derrotas, evidenciaron las carencias. A mi gusto, fue una escuadra superior a la de 2009, que sólo pudo ganarle a rivales muy inferiores (y no siempre) y cayó con facilidad y amplitud ante los buenos, pero inferior a la de 2006, que hizo un gran papel. La inicial falta de cooperación de la Liga Mexicana de Beisbol, que no quería prestar jugadores, influyó negativamente. Más todavía, la designación de Rick Rentería como manager, la carencia de jardineros, la necedad de que jugaran todos y, aparentemente, la existencia de favoritismos.

El futuro del Clásico Mundial


El Clásico Mundial de Beisbol es apasionante, pero tiene limitaciones obvias. La principal, que se juega antes de la temporada de verano, lo que deriva en negativas de jugadores a participar, en las reglas absurdas sobre cantidad de lanzamientos y, sobre todo, en que los peloteros suelen estar lejos de su nivel máximo. Así como está, interesa, pero no puede ni soñar en ser un equivalente en el beisbol del Mundial de Futbol –que, quiero pensar, es la meta de MLB-. La única solución que se me ocurre, por ahora, para mejorarlo es que se juegue en noviembre, sin límites mamones, y que las eliminatorias sean en primavera.